Sor Juana Inés de la Cruz. La Décima Musa, poeta, dramaturga y prosista.

Juana de Asbaje y Ramírez de Santillana, nació el 12  de noviembre de 1648 en San Miguel Nepantla, municipio de Tepetlixpa.

Fue la mujer más culta de su época; a los 3 años ya sabía leer y a los 8 años compuso una loa para la festividad de Hábeas. Su madre la llevó a la capital del virreinato. Ingresó en la corte como dama de honor. En México, aprendió latín y escribió versos latinos. En 1665 el virrey la sometió a un examen en el que intervinieron cuarenta letrados, saliendo triunfante.

Estuvo en los conventos de San José de las Carmelitas Descalzas y San Jerónimo. Llegó a poseer 4 mil libros; aprendió lenguas, filosofía, teología, astronomía, pintura y música.

Por haber impugnado un sermón, el obispo de Puebla. Manuel Fernández de Santa Cruz le dirigió la Carta a Sor Filotea de la Cruz, exhortándola a apartarse de las letras.

Su obra comprende poesías líricas, dramáticas, alegóricas, sacras, festivas y populares. Escribió romances, décimas, sonetos y villancicos; 3 autos sacramentales, 30 loas, 2 piezas dramáticas, varias prosas e innumerables poemas de amor profano, entre ellos Romance de la ausencia, Detente sombra y sus populares Redondillas.

Junto con Ruiz de Alarcón, representa a los ingenios virreinales que han despertado el interés de mayor número de escritores mexicanos y extranjeros. Se consagró como "única poeta", "musa décima".

Enfermó durante una epidemia en el convento de San Jerónimo y murió en la Ciudad de México el 17 de abril de 1695.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario